lunes, 6 de mayo de 2013

la apatia social y la guerra neofacista

LA APATÍA SOCIAL Y EL ATAQUE NEOFASCISTA Por: licenciado Jose Cedeño La apatía (del concepto latino apathia) hace referencia a la desidia, el desgano, la indiferencia y la falta de fuerza. Se trata, en otras palabras, del estado de ánimo impasible que se refleja en la ausencia de ganas o entusiasmo. Para que sea diagnosticada es estrictamente necesario que se realice un examen neuropsiquiátrico en el cual no sólo se investiguen las condiciones en las que se encuentra el estado mental del paciente, sino también las características de su entorno y las aspiraciones del sujeto (actividades, objetivos, deseos, etc); porque todos ellos pueden condicionar la salud mental de la persona. La apatía se convierte en conducta social cuando esta se manifiesta de manera generalizada, y se evidencia cuando, ante la necesidad de determinada comunidad para resolver los problemas relacionados con el funcionamiento de servicios básicos o mejorar la calidad de vida del lugar, por lo general, solo un grupo muy pequeño de los integrantes de esa comunidad se manifiestan en la ejecución. Sin embargo la apatía como tal no se queda solo en el comportamiento eclético o conformista del individuo, aquí los medios de comunicación al servicio de la burguesía juegan un papel preponderante, estos llamados medios de comunicación de masas (artillería para romper el pensamiento) anula los valores patrios, los valores familiares, y el sentido de la lucha social individualizando un pensamiento colectivo hacia “el primero yo”. Enseñar al pueblo alcanzar niveles mayores de conciencia crítica para obtener una conciencia social y romper con la barrera creada por los medios de desinformación burguesa, en los actuales momentos es una tarea esencial, desde el seno de las masas, esta guerra ataca directamente la psiquis del pueblo, se refuerza socialmente a través de círculos, políticos, sociales, educativos o culturales generando, así una imagen falsa de democracia y libertad, creando una inconformidad aparente de la resolución de problemas con el cambio de un individuo por otro, sin tomar en cuenta los interés a los cuales estos responden, Nicolás responde a los interés directos el pueblo, mientras que capriles responde a los interés de la burguesía oligarca y al imperio angloamericano, sin embargo el marketing de los medios burgueses busca vender una imagen salvadora. La cual a calado de alguna manera en el seno del pueblo. Esta guerra psicológica contra el pueblo actúa de manera permanente haciendo en este la indiferencia a los problemas a través de las repeticiones continuas y la memorización manipulada de la información y desinformación creando una incapacidad de análisis y discernimiento de los individuos en un proceso deductivo, inductivo o cualquier otro método del conocimiento, que facilite la confusión y la repetición inconsciente de acciones delincuenciales de ataque y muerte. esta guerra psicológica atroz contra el pueblo y dentro del seno mismo del pueblo, buscan confrontar a las familias dividirlas entre sí; esto queda demostrado cuando los fascistas inducen a un sector de la población a cacerolear, estos se los hacen a los vecinos, a sus abuelitas, tíos o hermanos generando un estado de incertidumbre y miedo para quebrar la voluntad de los llamados chavistas, y si esto no es suficiente, agreden psicológicamente y físicamente, es un nuevo tipo de guerra asimétrica, que en la medida que sea capaz de neutralizar a los individuos, dando el llamado golpe suave y obtener el poder de manera que el principal aliado de la burguesía es la abstención del voto, para alcanzar con ello adeptos a sus descaradas mentiras, se valen diferentes sofismas que el pueblo llano repite sin ninguna comprobación con la realidad objetiva, no se ha de extrañar ver en una determinada comunidad, un hijo o hija caceroleando a una madre o a una abuelita, o una abuelita caceroleando a un nieto o a una nieta, por su puesto; la comprensión de la realidad está siendo alimentado de manera permanente por falacias debidamente argumentadas, en lo psicológico y político, pero en esta parte de la guerra asimétrica de carácter psicológico, tiene un orden jerárquico bien definido, romper con la autoridad dentro de la familia, luego romper con la autoridad o el respeto hacia el otro, en esta etapa de la guerra psicológica, divide la familia, luego divide los sectores, creando una correlación de fuerzas a su favor, es decir; divide para preparar una confrontación, la apatía, el miedo, la intimidación permanente genera confrontaciones de diferentes niveles hasta lograr la madurez psicológica individual y social para el aniquilamiento injustificado y sin remordimiento, la culminación con una guerra civil. La camarada Mharilyng de Marín define la acción opuesta a la apatía, lo cual podría determinarse como la segunda etapa después de la apatía y esta realcionada con la actitud escribe lo siguiente: La Actitud, en la psicología social y en la sociología, es un elemento fundamental, para explicar algunos comportamientos tanto individuales como grupales… Dentro del constructo “Actitud” se encuentra presentes unos componentes, que vienen dados por una triada importante, que debe estar conectada y ser congruente en todo momento; Cognición, Afecto y Conducta. La cognición representa “el pensamiento”, que es un proceso interno, que en su construcción trae consigo creencias y valores, es crítico y con el pasar de los años se va tornando cada vez más reflexivo y maduro, el pensamiento al ser reflexivo y proporcionarnos “insight” nos conlleva a elaborar los sentimientos y las emociones lo que nos hace finalmente generar una acción, la conducta, es decir lo que hacemos. Guerra de cuarta generación. ¿Dónde están nuestras armas? Mharilyng de Marín - www.aporrea.org 26/04/13 – www.aporrea.org/actualidad/a164626.html la guerra psicológica en conjunto con la guerra de cuarta generación es permanente y la revolución en este punto aun no se ha deslastrado de la simple retórica de una escuela de formación ideológica, si esta no tienen objetivo bien definido y por otra lado está el hecho de la uniformidad de criterios en el currículo docente dirigido a la educación popular, en los distintos niveles de la formación, esto significa que se precisa de una escuela de formación de cuadros de carácter permanente, aquí es importante recalcar , cuándo se hace referencia a la formación permanente, no significa , dictar un curso de sociopolítica, para generar números abstractos cada año sin ningún sentido práctico de transformaciones de la sociedad, lo que se quiere decir realmente es mantener una educación o formación o como se le quiera llamar que parta de las necesidades intelectuales del pueblo desde lo más simple a lo más complejo, dinámico y capaz de adaptarse a la realidad socio política El ataque permanente de la burguesía contra el pueblo es despiadado, siendo su objetivo principal el desprecio de sí mismo del ser existente del yo, para convertirlo en objeto permanente para el consumo a través de la alienación y la enajenación de si mismo, con la creación subjetiva de estereotipos de personalidades impuestos por los instrumentos de ideologización, el factor principal es la inconformidad de sí mismo acentuado un complejo de inferioridad que se manifiesta por la insatisfacción al logro alcanzado y en consecuencia en búsqueda de cualquier otra cosa. De allí que la principal división sea romper con los individuos, no se individualiza en su esencia simplemente se le separa por cualquier estereotipo desde su infancia quebrantando su voluntad hacia ciertas especificidades de la vida y acentuando los aspectos más bajos dentro de lo humano al quebrar la voluntad creamos la apatía al desarrollar los temores individuales fomentando el egoísmo y el individualismo Darwiniano y por ende se busca aplicar la ley del más fuerte. La propaganda ideológica burguesa cualquiera sea el formato del medio donde se utiliza está orientado desde diferentes niveles, y está ligado a lo antropológico, sociológico, psicológico direccionando pensamientos colectivos de carácter supuestamente individuales. Que colectivizan en un pensamiento único reaccionario hacía lo propio, la cultura, la patria, la familia y así mismo. De allí la importancia de romper con las patrones iconográficos creados por la burguesía, no solo En lo social y reivindicativo, se precisa también atender los aspectos psicológicos, sociales y culturales en toda su integralidad para romper con los patrones de conducta creados por la ideología burguesa esto significa individualizar al hombre para humanizarlo en palabras de Jesús de Nazaret “no hagas lo que no te gusta que te hagan”, considerando su opuesto haz a otros lo que te gustan que te hagan, es lógico pensar entonces que habiendo superado la pobreza continuar para que a otros también se le sea superada dicha situación de allí la importancia de romper con la apatía hacia la transformación social. Transformar al hombre significa hacerlo desde su integralidad, física, social y psicológica y filosófica o teológica, elevando su nivel de discernimiento y criticidad, a través de argumentos verdaderos. Significa Individualizar la educación para independizar el pensamiento colectivo impuesto por la burguesía para lograr así niveles de criticidad y discernimiento en lo político, social, económico, ideológico. Estructurar un currículo que tomando en cuenta el sujeto social como eje principal de transformación a partir de las propias necesidades individuales en cuanto a lo que significa aprender de acuerdo a las necesidades del ambiente en el cual se encuentra circunscrito. Preceptos impuestos o esquemas de formación de la burguesía, en la educación, “es utilizar las armas melladas del capitalismo”, y seguir repitiendo y reforzando la ideología burguesa. Hacer mil escuelas y atacar en todos los frentes los mecanismo de la burguesía, es necesarios activarlos para que se revierta toda la ofensiva guerrerista de cuarta generación que implementa el capitalismo para mantener el control social, político y económico, he querido divulgar una inquietud de la camarada Mharilyng de Marín que se hace una interrogante, en la cual se precisa la necesidad de identificar y ejercer la guerra de cuarta generación desde la revolución como respuesta al ataque de la burguesía. Entonces, cabe hacerse una pregunta reflexiva; ¿Por qué no revertirles las operaciones tácticas comunicacionales? ¿Por qué no se nos convoca a los profesionales de la psicología, psiquiatría y sociología para armar una estrategia comunicacional efectiva? Hablo de una ESTRATEGIA, con MAYÚSCULA, una que vaya dirigida a desmontar rumores, mentiras, falsos testimonios, una ESTRATEGIA que muestre la realidad y que busque crear una verdadera artillería del pensamiento, un pensamiento sólido, invencible, fortalecido y reflexivo. ¡Esas serían nuestras ARMAS! Esto está muy bien explicado por Freytas, M. (2006) en su artículo “Guerra de Cuarta Generación - Parte II Operaciones psicológicas: Su mente está siendo controlada por expertos”, cuando dice: “El mensaje mediático nivela y masifica al individuo universal en una sola frecuencia comunicacional”. “La realidad es sustituida por la percepción de la realidad a través del mensaje mediático-periodístico convertido en consignas, eslóganes y títulos, antes que en pensamiento reflexivo totalizado”. Las escuelas revolucionarias precisan romper con los estereotipos del claustro burgués adormecedor e ir a las masas para atacar desde allí la apatía popular, la desorganización y por consiguiente la imperiosa necesidad de la activación de la participación y el papel protagónico de las masas no solo para ir hacia el desarrollo de las comunas, también para ir hacia el poder popular y el estado bolivariano, de lo contrario siempre estaremos a la saga de los acontecimientos generados por la burguesía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario